El tiempo que hoy duerme en tu corazón

 Il_tempo_che_oggi_ti_dorme_nel_cuore_Cover - CopiaEl tiempo que hoy

duerme en tu corazón

Recopilación de poesías

de María Amata Di Lorenzo

(publicado en Italia por Portosicuro Editore – edición impresa / ebook: abril 2016)

aún no traducido al español

*

«A la edad de seis años fui a vivir, junto a mi familia, a un faro solitario colocado en la cima de Capo d’Orlando, frente a las Islas Eolias».

Así iniciaba la historia de su infancia Turi Vasile, era un día de inicios de verano de 1993, recuerdo, y su historia de un tono ligeramente de fábula, en el medio entre una prosa periodística y la afabulación de la memoria, me conquistó.

En aquel tiempo vivía a poca distancia del lugar en el que él, que ya era anciano, continuaba a trabajar con un entusiasmo juvenil, una casa en estilo Liberty en el barrio romano de Monte Sacro, y en aquella casa a la que yo llegaba a pie en menos de cinco minutos, apenas dando la vuelta a la esquina de mi casa, en Plaza Sempione, lo he escuchado tantas veces narrar las historias de su vida en Sicilia, su “primera vida”, interrumpida por el traslado a la Capital a la edad de dieciocho años.

Luego, aquí en Roma, habría iniciado para él otra historia, la historia de un hombre, de un intelectual que ha recorrido el siglo XX marcado por el arte, poco a poco conjugada en diversos modos. Turi Vasile, nacido en Messina en 1922 y fallecido en Roma en el año 2009, ha sido un escritor, un director, un guionista, un dramaturgo, un productor cinematográfico, interesado también en el periodismo de radio y de televisión.

Ha sido, sobre todo, el niño que yo cuento en estas pequeñas historias en versos. Un niño isleño que a través de dolores y esperanzas, victorias y lágrimas, poco a poco ha aprendido a convertirse en un hombre.

Un hombre que luego encontrará su propia realización humana y profesional lejana de su Sicilia – ¡amargo destino de fuga de tantos isleños! – pero que permanecerá indisolublemente legado a su tierra, con su corazón insular y su invicta capacidad de educarse a la vida a través de la cotidiana disciplina del dolor.

«A la edad de seis años fui a vivir, junto a mi familia, a un faro solitario colocado en la cima de Capo d’Orlando, frente a las Islas Eolias».

Todo inicia aquí, en este faro que se erige fabuloso en los días pasados. Días de espera y de sueños, de emociones secretas y de continuos descubrimientos en los que – niño – lo atenaza el miedo al viento, su voz terrible, junto con el desencadenarse de los elementos en ese pedazo de tierra, suspendido entre el cielo y el mar, que es el faro solitario de Capo d’Orlando.

Días en los que – adolescente – lo asalta el tremendo morbo isleño, la “lisa”, el vértigo oscuro del sangre que corre dentro de las venas, y que – adulto – sabrá como destemplar en la melancolía del recuerdo.

Días en los que no sucede nunca nada realmente excepcional: simplemente la vida, el sucederse natural del día y de la noche, el alternarse geométrico de las estaciones; y eso ya era mucho.

Días en los que la vida es como una herma de dos caras y el sueño posee el mismo espesor de la realidad. Aquella fantasía visionaria que – de niño – lo tenía cerrado en casa, devorado por una ansia espasmódica de conocimiento, a leer y fantasear el propio futuro, y que – de grande – traducirá en una creación fantástica, en aquella imaginación que, regresando a los días perdidos de ayer, abre de par en par la creencia de los perfumes secretos de una isla en forma de corazón.

Esta recopilación de versos fue publicada en forma privada en el año 1994 con el título Cuaderno Siciliano. Un opúsculo poético difundido solamente entre los amigos y los “trabajadores del arte”, escritores e intelectuales que leyeron estos versos y los juzgaron muy favorablemente. Ahora estos versos, queridos lectores, son ofrecidos a ustedes, con el mismo amor, por mí que los he escrito. Les agradezco por haberlos acogido.

María Amata Di Lorenzo

 

 

 

Anuncios